Mi primera página web la lancé en 2012.

Así que te podrás imaginar que he escrito alguna que otra sección de “about me”. 

Esta vez va a ser distinta, voy a ir al grano:

POSIBLEMENTE SEA EL PEOR MENTOR DE NEGOCIOS 

» No fui a la universidad.

» Mis primeros 4 años como emprendedor fueron un absoluto desastre.

» Tengo dislexia. 

» Y mi adolescencia y mi juventud fueron bastante complicadas y rebeldes.

» Por no hablar de que uso camisas de flores y hawaianas durante todo el año.

Para explicarte quién soy, qué hago y qué podrías aprender conmigo, me veo en la necesidad de que hagamos un pequeño viaje al pasado.

Y se van a encargar de ello un militar, un cocinero, un fotógrafo y un tatuador.

Vas a recibir correos frecuentemente sobre sobre negocios y marketing. Además te venderé lo que esté desarrollando en esos momentos. Si esto no te gusta es tan simple como darte de baja y tan amigos.

La mayor parte de mi vida he aprendido a golpes y con el emprendimiento no fue distinto

Durante la crisis de 2008 empecé a replantearme mi vida y futuro.

Emprendí. Me lancé a la piscina de cabeza.

Hice lo que se suponía que tenía que hacer para tener éxito, o al menos lo que me decían que supuestamente debía de hacer para ello, pero la realidad fue distinta.

La realidad es que la piscina no tenía agua.

Antes de cumplir mi primer año como emprendedor tenía solamente 80 euros  en la cuenta del banco y no sabía qué hacer con mi vida.

Ya escuchaste a mis amigos, aunque era buena gente en mis años previos a todo esto había sido un “bala perdida”.
La situación no era fácil, no sabía qué camino tomar.

Sin estudios superiores, con un gran fracaso reciente, sin ahorros, un pasado problemático…

Culpé a la sociedad, a mis padres, a mí mismo. 

Pero en un momento dado me vino ese pensamiento.

No tengo porque ser víctima de mi propia autobiografía.

Si mis acciones pasadas me habían llevado a este escenario, era perfectamente posible poder cambiar radicalmente mi futuro si empezaba a hacer las cosas de forma distinta.

Tomé el toro por los cuernos.

Decidí crearme un plan de estudios por mi cuenta y estuve literalmente dos años de mi vida encerrado y sin vida social.

Desaparecí de la Tierra para mis amigos. 

Durante ese tiempo viví con mi familia teniéndoles que pedir dinero para comprar cursos y libros.

Quería volver a intentarlo, pero esta vez no quería basar mis proyectos en hipótesis  ni en las teorías baratas de éxito que pululaban por el mundo del emprendimiento.

Poco a poco fui logrando una humilde comprensión de cómo funcionan los negocios y cómo se genera visibilidad y ventas. 

Empezó a ser habitual conocer personas en eventos que me pedían una asesoría.

Y unos años después, ya en 2015, comenzó mi etapa como consultor que poco a poco fueron evolucionando a servicios de mentoría. 

Quién me hubiera dicho que llegaría a este punto. 

Es muy posible que a ti te pase algo parecido.

Es cierto, nuestras historias serán distintas, pero detrás de cada emprendedor existen muchos retos y barreras mentales que ha tenido que superar.

Eso es algo que nos une.

Nos podemos mirar a los ojos y sabemos que somos “compañeros de trinchera”. 

Si te interesa conocer más de mi visión de la vida, el marketing y los negocios, genial.

Que sepas que estos años me he partido la espalda para contextualizar y adaptar metodologías que se usan en StartUps, de esas que terminan valiendo cientos de millones, para poder aplicar sus fundamentos y procesos a la hora de crear su propuesta de valor en emprendimientos vocacionales.

Y que, contra todo pronóstico, he ido creando con los años una metodología que bien aplicada permite la construcción de modelos de negocio personales.

Envío un correo casi a diario a mis suscriptores sobre estos temas. 

Me levanto, me ducho, me afeito la cabeza y con una taza de café escribo.

Te cuento anécdotas, historias y aprendizajes que quizás te sean de ayuda en tu negocio.

Es gratis.

Te puedes dar de baja cuando quieras y tan amigos.

Vas a recibir correos frecuentemente sobre sobre negocios y marketing. Además te venderé lo que esté desarrollando en esos momentos. Si esto no te gusta es tan simple como darte de baja y tan amigos.