Cómo crear una gran marca con poco dinero [Branding Low Cost]

No te voy a decir que hace falta saber gestionar la percepción del valor y estatus de tu marca como una de las muchas cosas que tienes que hacer para dejar de competir por precio, eso es algo que tu ya sabes.

Este problema tiene una solución, gestionar nuestro branding, ya sea el personal en el caso de un modelo de negocio personal o el branding de proyecto en caso de ser otro tipo de emprendimiento.

Pero esa solución tiene a su vez un problema.

¿Quién tiene miles de euros para invertir en mejorar la percepción del valor de nuestra marca?

La respuesta es clara: casi nadie.

Y así van pasando los meses e incluso los años y la percepción que tienen los posibles clientes, colaboradores y proveedores de nosotros es la misma: que somos uno más.

Lo cual es una putada porque te cierra puertas.

Pero y si existiese una forma de tejer nuestro branding (tanto el personal como el del proyecto) de una forma muy profesional, sin vernos atrapados en el formato do it yourself que a veces tiene más de mediocre que de resolutivo…

¿Te gustaría conocerlo?
Te voy a hablar del libro BRANDING LOW COST: cómo crear una gran marca con muy poco dinero.

Vamos al problema de la “solución” al problema mencionado.

Cómo el resto de los vídeo análisis de libro, va a contar con un vídeo, un resumen en texto de ideas clave y esta vez también con un toque del autor.

Le pedido a Kevin Albert que nos regale unas palabras sobre como encaja su libro y lo que podemos aprender en esta lectura para un emprendedor que tiene un modelo de negocio vocacional.

Tienes su aporte justo debajo del libro.

¿PARA QUIÉN ES BRANDING LOW COST? 

Los contenidos prácticos de este libro son maravillosos para 3 de las 5 fases del emprendedor: preparación, estabilización y crecimiento.

Para no aburrir a quien ya me escucho o leyó hablar de estas fases, las tengo explicadas en el siguiente acordeón.

Si no las conoces o quieres hacer un repaso solo tienes que ir pulsando y se irán desplegando.

Debajo del acordeón tienes el aporte de Kevin Albert el artículo. 

La fase de exploración inicia un nuevo ciclo, por esta pasamos todxs al inicio de nuestra etapa de emprendedorxs, y también al hacer una renovación muy radical aunque sea dentro de un mismo sector o profesión.

En esta fase todavía no sabes muy bien que vas a terminar haciendo, estas jugando, descubriendo y experimentando. Lo mejor para esta fase es que te expongas a estímulos nuevos y diferentes que amplíen la visión actual de tu situación, sector, habilidades…

Aquí básicamente eres una esponja de conocimientos y experiencias.

Cuando ya tienes una decisión tomada, es el momento de diseñar, construir y lanzar el proyecto.

La preparación requiere inversión en recursos, energía, tiempo y dinero. Si cuentas con profesionales esta fase será más breve y el resultado final será mucho más profesional que si te planteaste todo en plan Juan Palomo, “yo me lo guiso, yo me lo como”.

El do it yourself tiene sus limitaciones. Depende de tu situación y de la complejidad del proyecto, la preparación requeriría un nivel de energía personal, tiempo y recursos.  

Una vez lanzado el proyecto, toca estabilizarlo y que empieces a hacer dinero y hacerlo de manera constante, sin sobresaltos y sin temporadas negras o una incertidumbre excesiva, puesto que sin seguridad y estabilidad se hace más complicado tomar buenas decisiones.

También comienzas a delegar tareas a subcontratar. Y para que esto suceda, requieres de un sistema de captación y venta que ponga tu propuesta de valor enfrente de tu cliente ideal. Visibilidad y embudos.

Esta fase se resume en: crecer, delegar y disfrutar.

Ahora ya sabes como funciona tu negocio y lo tienes controlado. Toca delegar y subcontratar al máximo para crecer sin los límites físicos y evidentes de un modelo de negocio personal.

También es el momento de abrir nuevas vías de negocio y aumentar el beneficio de media que obtienes por cada cliente gracias a la revisión de tu actual propuesta de valor.

La delegación y la externalización te la puedes permitir gracias a esa estabilidad que obtuviste durante la fase anterior, y es fundamental si quieres aumentar tus beneficios a la par que ganas en calidad de vida.

Tu tiempo es limitado, y debes dedicarlo a las tareas de mayor valor para poder ordeñar la vaca al máximo antes de que se seque.

Antes de entrar en una etapa de depresión o decrecimiento y tener que reaccionar, es mejor que seas proactivx y prever que después del verano viene el otoño, y después el invierno.

La crisis es un modelo de negocio personal vocacional, puede surgir por una bajada importante en la facturación o porque sencillamente te estas empezando a aburrir o estancar y requieres de algún tipo de cambio y/o evolución para activarte.

¿Cuando debes de comenzar la etapa de renovación? Durante la etapa de crecimiento.

Son las empresas y profesionales que invierten su tiempo en el diseño y renovación cuando las cosas van bien, las que se anticipan y preparan para esta renovación de forma proactiva antes de verse obligadxs por las circunstancias.

UNAS PALABRAS DE KEVIN ALBERT, EL AUTOR DE BRANDING LOW COST

Tendemos a pensar, condicionados por los miles de mensajes positivistas que encontramos en supuesto libros de autoayuda y frases perfectamente diseñadas para subir a nuestro muro de Facebook e Instagram, que cuando hacemos algo con el corazón no podemos fallar.

Lo cierto es que, al igual que la patraña del bestseller “El Secreto” que nos dice que si deseamos algo y lo visualizamos con todas nuestras fuerzas “el universo conspirará para que se haga realidad” (WTF!!!!), pensar que si empezamos un proyecto porque hemos nacido para ello y lo hacemos desde el corazón triunfaremos tarde o temprano… puede llevarnos a darnos una hostia considerable y, lo peor de todo, que descartemos para siempre el volver a intentar emprender un nuevo proyecto.

Hoy en día no basta con amar lo que hacemos, ni siquiera con ser el mejor en lo nuestro, también debemos de parecerlo y saber transmitirlo correctamente y esto pasa por una adecuada gestión de nuestra marca, personal o no.

Soy consciente de que todos pensamos que es mejor empezar como podamos y “cuando nos lo podamos permitir” ya haremos las cosas bien y de forma profesional. Pues no. Me atrevo a decir que esta es la principal causa de fracaso en cualquier proyecto.

Sé que cuesta verlo, pero te aseguro que es así.

Por poner un ejemplo: imagina que eres asesor de grandes empresas, te lanzas a emprender y al cabo de dos meses consigues tu primera reunión importante con un cliente, pero claro, como llevas dos meses apretándote el cinturón, ahora mismo no tienes un traje decente con el que presentarte, así que decides ir en chándal porque lo importante aquí es que tú eres muy bueno, o el mejor, y en seguida se van a dar cuenta…

¡Pues no! A no ser que seas asesor en el campo deportivo, lo primero es conseguir el vestuario adecuado para reunirte con tus clientes.

Está claro, ¿verdad? No somos tontos, ¿no? ¿Entonces por qué el 99% de los emprendedores vocacionales imprimen sus tarjetas de visita en casa, encargan su página web a su primo informático, el diseño de su logotipo a aquel amigo que dibuja tan bien,…?

Lo sé, tal vez hayas oído lo caro que puede llegar a ser gestionar tu marca de forma profesional o incluso puede que hayas acudido a una agencia de branding para consultar precios.

Y sí, si esta fuese nuestra única opción entendería perfectamente que te lanzases a emprender y “que sea lo que Dios quiera”. Mejor eso que nada en absoluto.

Pero, ¿y si te dijese que hay otra forma de hacer la cosas? ¿Y si pudieses crear una marca personal igual de profesional de lo que lo haría la mejor agencia de branding pero sin gastarte miles de euros y por supuesto sin tener que aprender a hacerlo todo por ti mismo?

Pues bien, hay una manera y te la cuento en mi libro para que podamos, entre todos y de una vez por todas, acabar con la era del capitalismo y dar comienzo a la era del talentismo.

Es hora de que podamos competir en igualdad de condiciones y demostrar lo que valemos.

¿Te apuntas? Ya no tienes excusas para ser un cutre ;)

BRANDING LOW COST

DESCUBRE EL SECRETO QUE NADIE QUIERE QUE CONOZCAS

Más de 4 años de investigación.

84 emprendedores entrevistados.

27.000 euros invertidos.

Cientos de enemigos creados por el camino.

1 Intento de linchamiento.

Vetado en el lucrativo círculo de “expertos”

Todo para poder compartir contigo los secretos mejor guardados del mundo del branding, con los que podrás crear tu marca por mucho menos de lo que te imaginas.

COMPRAR BRANDING LOW COST
By | 2017-11-10T19:27:31+00:00 noviembre 8th, 2017|1 Comment

About the Author:

Hereje Entusiasmado. Mi misión es inspirar y acompañar a las personas valientes que se atreven a desafiar el statu quo a través de su arte (profesión).Para ello desarrolle el Método de la Araña, un enfoque holístico del personal branding y los modelos de negocio personales. El foco de mi herejía es el “maquillaje digital”. Te invito a que conozcas mi canal de YouTube. LOVE VÍDEO.

One Comment

  1. Kevin Albert 8 noviembre, 2017 at 17:19 - Reply

    Me quito el sombrero, Jorge. Eres el mejor ejemplo que conozco de marca personal con personalidad de la de verdad.

Leave A Comment

*